La Evaluación Ambiental Estratégica del borrador del PNIEC 2021-2030, a información pública

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico abrió el 23 de enero el periodo de información pública del Estudio de la Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) del borrador actualizado del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030. El plazo para presentar alegaciones concluye el próximo 25 de marzo.

El EAE, informaron fuentes de Transición Ecológica, facilita la incorporación de los criterios de sostenibilidad en la toma de decisiones estratégicas, a través de la evaluación de los planes y programas, garantizado que se compatibiliza la consecución de los objetivos del PNIEC con una adecuada prevención de los impactos ambientales concretos que se puedan generar, al tiempo que establece recomendaciones de corrección o compensación.

Se trata del último trámite previo a la aprobación final del plan por parte de la Comisión Europea, que ya cuenta con una actualización del mismo, integrando todas las recomendaciones que se plantearon en Bruselas. Esta nueva versión del PNIEC también ha tenido en cuenta las alegaciones recibidas en el proceso de consulta pública abierto el pasado mes de febrero de 2019, e incluye nuevas medidas y mayor detalle en la información, reforzando los objetivos.

El borrador actualizado del PNIEC propone una senda de descarbonización para la próxima década sólida y coherente con el aumento de la ambición frente al cambio climático que ha planteado la Comisión Europea, en cumplimiento con el Acuerdo de París, las indicaciones de la ciencia del clima y las demandas de la ciudadanía.

En concreto, informaron fuentes del ministerio encabezado por Teresa Ribera, el nivel de esfuerzo en la reducción de emisiones del borrador actualizado se encuentra proporcionalmente alineado con la horquilla entre el 50% y el 55% en la que se prevé situar el nuevo objetivo climático de la Unión Europea para 2030. De esa manera “se sientan unas bases consistentes para progresar hacia la neutralidad climática de nuestro país, es decir, lograr emisiones netas cero no más tarde de 2050.”

Dos puntos más de reducción que en el primer plan

Las medidas contempladas en el documento permitirán alcanzar los siguientes resultados en 2030.

1.- 23% de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) respecto a 1990. Se trata de dos puntos porcentuales más que en la primera versión del plan.

2.- La presencia de renovables en el uso final de la energía se duplica “(energía empleada en todas las aplicaciones que demanda nuestra sociedad, incluyendo, por ejemplo, el transporte o la industria)”. El peso de las energías renovables en el consumo final de energía evoluciona desde el entorno del 20% que se prevé alcanzar en año 2020 hasta un 42% en 2030.

3.- La eficiencia energética mejorará en un 39,5% en la próxima década.

4.- En el caso de la generación eléctrica, tres de cada cuatro kilovatios hora consumidos –un 74%– serán de origen renovable en 2030, en coherencia con una trayectoria hacia un sector eléctrico 100% renovable en 2050.

Un análisis más detallado

El borrador actualizado del PNIEC mejora el análisis de los efectos de este cambio de modelo sobre la economía y la industria española, el empleo y la salud pública. La movilización de inversiones, el ahorro de energía y un ‘mix’ en el que las energías renovables –cuyo coste continúa bajando– son las protagonistas, posibilitarán que el PIB español aumente en un 1,8% en el periodo respecto de un escenario sin medidas, auguran desde Transición Ecológica.

Desde el ministerio se destaca que las estimaciones macroeconómicas del borrador actualizado del PNIEC se han realizado garantizando el cumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento adoptado por los países que integran la Unión Europea.

El empleo neto aumentará entre 250.000 y 350.000 personas al final del periodo. Se trata de un aumento del 1,7% respecto a un escenario sin las medidas del PNIEC. Estos nuevos empleos lograrán reducir la tasa de desempleo entre un 1,1% y un 1,6% adicional, siempre según las previsiones ministeriales.

En cuanto a las inversiones que se pondrán en marcha, las estimaciones apuntan una movilización de 241.400 millones de euros entre 2021 y 2030, que se destinarán, fundamentalmente, al impulso de las renovables, a medidas de ahorro y eficiencia, y a los trabajos de electrificación y redes. El 80% de estas inversiones se realizarán por parte del sector privado. El 20% restante serán inversiones de las distintas administraciones públicas, incluyendo financiación europea.

Reducción de los principales contaminantes primarios

Las medidas contenidas en el borrador actualizado del PNIEC no solo consiguen reducir las emisiones de GEI sino también las de los principales contaminantes primarios asociados con la calidad del aire. Así, las acciones propuestas rebajarán el nivel de las partículas PM2.5 –las más perjudiciales para la salud– en un 33% respecto al escenario tendencial. En el caso de las del dióxido de azufre (SO2), la reducción prevista es del 38% y en cuanto a los óxidos nitrosos (NOx), el descenso sería del 35%.

Los beneficios añadidos para la salud del borrador actualizado del Plan han sido estimados en una reducción en el número de fallecimientos prematuros debidos a la contaminación atmosférica de alrededor de 2.400 muertes prematuras menos en el año 2030 respecto al escenario tendencial. Esto implica una reducción del 27%.

Ambos textos se acompañan de un resumen (no técnico) del estudio de la EAE; el análisis ‘Impacto económico, de empleo, social y sobre la salud pública del borrador actualizado del PNIEC 2021-2030’; y el documento denominado ‘Documento sintético del borrador actualizado del PNIEC 2021-2030’. Una vez concluya el periodo de consulta pública del estudio de la EAE y se incorporen, si procede, nuevas aportaciones, el documento quedará listo para su remisión definitiva a la Comisión Europea, recuerdan fuentes de Transición Ecológica.

 

Ver noticia