El precio del petróleo tiende a la baja en la medida en que disminuye la tensión entre EE.UU. e Irán

Los precios del petróleo tienden a mantener la tendencia habitual luego de haber tenido una semana agitada como consecuencia del ataque con drones llevado a cabo por EE.UU. en contra de Bagdad, en los cuales murió el general iraní Qassem Soleimani.

Con el aumento de las tensiones ocurrido luego de que EE.UU. e Irán intercambiaron ataques con misiles, los mercados petroleros valoraron la prima de riesgo.  

Sin embargo, el análisis de Rystad Energy considera que mientras no se vea afectado el flujo de petróleo al mercado, continúa existiendo un riesgo a la baja para los precios, con una mayor presión sobre la OPEP para implementar recortes de producción aún más profundos para mantener los precios del petróleo Brent alrededor de US$ 60 por barril durante 2020. 

De acuerdo con el Jefe de Investigación de Mercado de Petróleo de Rystad Energy, es importante mirar más allá de la retórica de los titulares y centrarse en los fundamentos del mercado, incluido el aumento continuo del suministro de petróleo no perteneciente a la OPEP liderado por el shale de EE.UU. y una demanda estable que apunta a un superávit y no a un déficit de petróleo en los balances petroleros para el 2020.  

Las perspectivas de que los precios de Brent caigan por debajo de los 60 dólares por barril, incluso en medio de una intensa crisis geopolítica en Medio Oriente, son totalmente posibles. 

Los precios del petróleo aún reaccionan a las noticias de tensiones en el Golfo Pérsico, aunque ahora de manera menos dramática que antes de la revolución del shale norteamericano. 

La geopolítica de la región 

La importancia de la región para los mercados petroleros es obvia, dado que solo siete países del Golfo, como lo son Arabia Saudita, Irak, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Irán, Omán y Qatar produjeron alrededor de 24 millones de bpd de petróleo crudo en diciembre de 2019. 

Con el gobierno iraní bajo fuertes sanciones, esta nación ya no es oficialmente un importante productor mundial de petróleo. Esto significa que el riesgo real de un conflicto entre EE.UU. e Irán se ve empujado al vecino Irak, donde están estacionados 5.000 soldados estadounidenses y donde Irán está luchando por el poder político.  

Cualquier guerra de poder que se desarrolle en Irak pondría en riesgo la producción de crudo y condensado de casi 4.7 millones de bpd del país. 

Sin embargo, una razón clave por la cual los cambios en los precios del petróleo impulsados geopolíticamente ahora son más moderados se relaciona con el efecto estabilizador en los suministros mundiales de petróleo que genera la producción del petróleo shale bituminoso de los Estados Unidos.  

El crecimiento estelar del shale ha introducido un contrapeso significativo en el mercado, ya que ayuda a absorber eventos disruptivos como el ataque de aviones no tripulados de septiembre contra la infraestructura petrolera de Arabia Saudita y las tensiones geopolíticas que siguieron al asesinato del general Soleimani. 

Rystad Energy pronostica que la demanda del mercado de petróleo proveniente de la OPEPpromediará aproximadamente 28.3 millones de bpd durante los últimos nueve meses de 2020. En comparación, la producción real de la OPEP en diciembre de 2019 fue de 29.6 millones de bpd, y el nuevo objetivo de producción implícita del grupo para el primer trimestre de 2020 es de 29.2 millones de bpd.

 

Ver noticia