Almeida prevé a finales de febrero plantear a Bruselas su plan anticontaminación

El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, ha prevé presentar en Bruselas a finales de febrero el plan anticontaminación Madrid 360, con la implantación ya efectiva de las dos líneas gratuitas y cero emisiones de la EMT para atravesar el distrito Centro.

En declaraciones a Antena 3, recogidas por Europa Press, el regidor ha dicho que estas líneas «cero emisiones y cero coste para los madrileños» suponen un ejemplo de cómo se tiene que trabajar en materia contra la contaminación.

A su vez, Almeida ha destacado que las medidas anticontaminación deben comprender toda la ciudad y ha apuntado que los datos de Madrid Central muestran que el tráfico ha caído un 7 por ciento en el conjunto del distrito Centro, que supone el 1,5 por ciento del total del tráfico que pasa por Madrid.

«Nosotros siempre dijimos que el problema no está en el distrito Centro sino y que reducir el tráfico en el distrito Centro no va a ayudar; reducir el tráfico hay que hacerlo porque evidentemente el tráfico de vehículos es la principal fuente de contaminación. Por tanto, hay que actuar en toda la ciudad y si nos ceñimos exclusivamente al distrito Centro no lo lograremos, como no se lograron ya el año anterior», ha subrayado el regidor.

Por tanto, el alcalde de la capital ha dicho que el nuevo equipo de Gobierno municipal va en la línea de «moderar» el tráfico privado pero ofreciendo «alternativas», con una actuación global en el conjunto de la ciudad, dado que iniciativas en el Centro como la peatonalización de la Puertal del Sol por sí mismas no son suficientes.

Preguntado por la información del diario ‘El Mundo’ relativa a que el anterior equipo dirigido por Manuela Carmena solo finalizó 28 de los 90 equipamientos proyectados durante la pasada legislatura, ha dicho que ese dato no lo dice él sino los propios documentos de la anterior corporación.

Esta falta de ejecución, a juicio del alcalde, revela que el principal problema es su falta de capacidad de gestión del equipo de Carmena que «trataba de tapar con ideología» y «excentricidades», cuando el modelo de Madrid debe ser «serio y riguroso».

 

Ver noticia